Un panel de críticos de artes visuales, artistas plásticos, gestores culturales y diplomáticos analizó la trascendencia del pintor y escultor ecuatoriano Osvaldo Guayasamín y sus vínculos con la República Dominicana.

La actividad formó parte del cierre de la exposición cultural que permaneció abierta durante un mes en el Centro Cultural Banreservas.

Osvaldo Guayasamín es considerado como una de las personalidades latinoamericanas más importantes y de mayor cotización en el mercado junto al colombiano Fernando Botero.

El artista ecuatoriano sostuvo una significativa relación con la República Dominicana y donó varias obras para respaldar causas sociales en el país.

La Muestra Cultural Ecuatoriana incluyó pinturas, dibujos, esculturas y artesanías y fue organizada desde el mes de junio, por la embajada y su titular, Enrique Cadena Suasnavas y el Centro Cultural Banreservas.

Los expositores fueron la gestora cultural Verónica Sención, los críticos de arte visual Abil Peralta y Amable López Meléndez, los artistas Antonio Guadalupe y Dominic Selman y el cónsul ecuatoriano, doctor Lino Pena B.

El panel contó con la presencia del embajador Enrique Cadena Suasnavas y la moderación del presidente de la Academia de Ciencias de República Dominicana, doctor Luis Scheker Ortiz.

Amable López expuso una detallada trayectoria sobre la importancia artística y social de Guayasamín.  Indicó que pese a su compromiso social y su relación con las fuerzas contestarias de Ecuador y América Latina.

Explicó que fue uno de los artistas más cotizados, llegando a venderse sus obras (en subasta) Quito en Rojo, y Los Desesperados, por 314 mil y 237 mil dólares, respectivamente.

Guadalupe reveló que con motivo de una exposición colectiva que se hizo en la capital ecuatoriana, en la que presentó algunas obras que llamaron la atención del maestro, lo mandó a buscar y le organizó una muestra en el Museo Guayasamín, en las afueras de Quito.

Sención dijo que la visita de Guayasamín al país fue un acontecimiento que profundizó la calidad de la relación entre el artista con Juan Bosch y la parte  más comprometida de la intelectualidad y artística dominicana, dejando una profunda huella.

Lino Pena analizó el estilo artístico y temáticamente comprometido con el maestro ecuatoriano, de quien consideró que fue impactado por la realidad social de la capital Quito, de la cual afirmó que es la ciudad con mayor número de rebeliones y revueltas contra la injusticia.

La artista visual Dominique Selman, que expuso en el Centro Cultural Banreservas una serie de serigrafías especiales sobre la obra del maestro, manifestó  que el encuentro con la plástica del ecuatoriano, le produjo una oleada creativa que la ha marcado como artista.

Artículo anteriorCCE y Ópera Lovers en retransmisión de Il Trovatore
Artículo siguienteCulmina «Branding para el actor»
Renania Reyna
Periodista, Relacionista Pública, Poeta y Máster en Artes Visuales. Nace en Santo Domingo, República Dominicana. Estudió Comunicación Social mención Periodismo en la UASD y posteriormente realiza la Maestría en Profesionalizante en Artes Visuales. Actualmente realiza en la UNPHU la Maestría en Estudios de Museos. Ha laborado en la revista Qué Pasa?, del vespertino El Nacional y en la revista En Sociedad, del periódico Hoy, donde también fue reportera de las áreas de Sociales y Espectáculos. También trabajó en el desaparecido matutino El Siglo. Posteriormente fue relacionista pública del Metro de Santo Domingo en la OPRET. En estos momentos es relacionista del Museo de Arte Moderno, dependencia del Ministerio de Cultura.

Deja un comentario